lunes, 4 de enero de 2010

Mi estudio.


Tengo que reconocer que el estudio es mi pequeño santuario, lugar donde el tiempo se detiene, los problemas desaparecen y no existe el mundanal ruido. Solo jazz de fondo. En definitiva el refugio para el diálogo intimo entre mi obra y yo; donde trabajar es el mayor placer por aquello de que " si pasa la inspiración, que me pille trabajando".

A ti lector te invito a compartir conmigo mi santuario.

No hay comentarios: